Crucero a Alaska: Un barco Pequeño Es La Mejor Manera de Explorar Alaska

crucero a alaska en barco pequeño

 

Recorriendo Alaska en un crucero pequeño

¿Sabías que es mejor recorrer Alaska en un crucero pequeño que hacerlo en un barco grande?  

Cada año cientos de pasajeros se embarcan hacia uno de los destinos más hermosos que nos ha regalado la naturaleza: ¡Alaska!  Y no es de extrañar que tantas personas quieran explorar este territorio, las maravillas naturales que allí te encuentras no las consigues en ningún otro lugar.

Casi todas las líneas de cruceros han ampliado sus servicios para cubrir la gran demanda de pasajeros que quieren conocer los hermosos paisajes de Alaska.

Explorar Alaska es algo impresionante, que se disfruta bien sea en un inmenso crucero o en un modesto barco. En realidad, la experiencia me indica que la forma de sacarle el máximo provecho a una travesía en Alaska es haciéndola en un barco más pequeño. 

¿Te preguntarás por qué?

¿Acaso, el tamaño de los cruceros importa?

La respuesta es sí.

Esto se debe, principalmente, a que el factor en juego a la hora de elegir un medio de transporte es lo económico. Las embarcaciones de menor tamaño representan un costo menor, debido a la clase de servicios, ambientes y facilidades que ofrecen, en comparación a los ejemplares de mayor longitud, los cuales son considerados “ciudades flotantes”.

Además, el costo del boleto de estas embarcaciones suele incluir todos los servicios que se pueden requerir en el viaje, desde las comidas, las bebidas hasta las excursiones. Otra diferencia apreciable es la experiencia de viaje que los llamados “cruceristas” buscan experimentar.

Los megacruceros tienden a ofrecer una experiencia de viaje más impersonal, enfocada en los diversos servicios, entretenimientos y pasatiempos que tienen abordo.

En cambio, los cruceros pequeños te envuelven en un ambiente más cálido y agradable, en contacto con los demás pasajeros y en donde la naturaleza es la principal protagonista, por lo que suelen ser viajes enfocados en conocer los paisajes del destino.

Cuando haces un crucero en un pequeño barco por Alaska, puedes ver, hacer y experimentar mucho más de lo que haces en un barco de gran tamaño… ¿te imaginas un mega barco como el Allure of the Seas tratando de atravesar los estrechos parajes de Alaska o esquivando los inmensos icebergs que se va consiguiendo en el camino? 

[ Lee también: ¿Qué crucero puedo tomar para ir a Alaska? ]

En resumen, aquí tienes unas buenas razones por las que es preferible explorar Alaska en un crucero pequeño:

1– Los barcos pequeños van donde los barcos grandes no llegan

La mayoría de las veces los barcos grandes sencillamente no pueden viajar a donde los barcos pequeños si pueden. Y esos lugares son, en la mayoría de los casos, los sitios más impresionantes. 

Esta es una situación a considerar en un lugar como Alaska, principalmente, en donde la geografía crea pequeños trechos que esconden gemas naturales por descubrir y que de seguro no te querrás perder, porque son el eje principal del viaje.

Los grandes barcos no pueden acercarse mucho a los glaciares, ya que estos continuamente se despedazan, arrojando enormes trozos de hielo a las heladas aguas. Como algunos de estos inmensos cubos de hielo pueden llegar a alcanzar el tamaño de un edificio de tres pisos, los grandes barcos no pueden acercarse lo suficiente para ver realmente el glaciar, mientras que los barcos pequeños pueden bordear estos icebergs.

[ Lee también: Crucero a Alaska con Royal Caribbean ]

2 – En un crucero pequeño puedes ver de cerca a los osos, las ballenas y los glaciares

crucero Alaska en barco pequeño

También, en un barco pequeño serás capaz de observar de cerca a los animales marinos y terrestres que viven en las costas de Alaska. Solo imagina lo impresionante que debe ser ver de cerca los bellos osos, los leones marinos o las inmensas ballenas.

En los grandes barcos  puedes ver aves, leones marinos y ballenas tan cerca como los verías desde un edificio de siete pisos. Y debido al tamaño de los barcos más grandes, olvídate de ver a los osos; para poder verlos tendrás que pagar cientos de dólares en una excursión por tierra.  

En un crucero pequeño, no sólo verás pájaros, leones marinos, ballenas y osos, estarás con ellos. Los osos no serán un punto en la distancia, podrás verlos pescar y sumergirse en el agua. En un crucero pequeño no sólo verás las colas de las ballenas, las verás alimentarse, saltar y jugar. Verás leones marinos, no a la distancia, sino retozando cerca de tu barco.

3 – En un barco pequeño hay una mayor fraternidad entre los pasajeros y el personal de abordo

Los pasajeros de los barcos pequeños tienen una experiencia más íntima, por lo que pueden llegar a conocerse mejor y compartir experiencias. Es muy común que en este tipo de barcos viajen fotógrafos profesionales y experimentados que de seguro tendrán millones de historias que contar y, si tienes suerte, te podrán mostrar las fantásticas fotos que han tomado a lo largo de sus viajes.

Además, debido a la pequeña cantidad de pasajeros, estos viajes bridan la oportunidad de hacer pequeños conversatorios en las noches en los cuales aprenderás cosas interesantes sobre los lugares que has conocido y los que estás por conocer.

Incluso, si tienes suerte y el clima y lo permite, podrás visitar aldeas autóctonas y conocer a los habitantes de este hermoso lugar. Tanta es la familiaridad que se vive dentro de estos barcos, que en muchas ocasiones los habitantes de estas tierras son invitados a abordar a nave y compartir una velada de historias e intercambios con los pasajeros; solo imagina lo profundo del intercambio cultural que podrás experimentar.

Los compañeros de viaje en un crucero pequeño vienen de todas partes del mundo, y todos tienen algo en común: el deseo de aprender, explorar y descubrir la naturaleza y la vida silvestre. Estos intereses en común son los que crean lazos entre los pasajeros, lazos que a veces duran incluso años después del crucero.

Así mismo, el personal del crucero se convierte en algo más que los empleados del barco. Ellos comparten con los pasajeros sus conocimientos sobre Alaska y la fauna que hace vida en este rincón del mundo.

Ellos enriquecen tu experiencia enseñándote allí mismo sobre un glaciar o un fiordo, lo maravillosa que es la naturaleza, señalando hechos poco conocidos de Alaska. Cada miembro de la tripulación disfruta haciendo de Alaska algo especial para los pasajeros, porque Alaska es especial para ellos.

4– En un crucero pequeño la excursión en Kayak está incluida con la compra de tu boleto

crucero a Alaska en barco pequeño

En un gran barco de cruceros, un paseo en kayak es considerado una excursión en tierra  y te costará bastante. En un crucero pequeño, estas excursiones son consideradas parte del crucero, permitiéndote acercarte todavía más a los glaciares y la fauna de la zona, sin que tengas que hacer un pago adicional.

El kayak es un método común de transporte en Alaska. Los instructores te darán las indicaciones pertinentes para que puedas deslizarte por el agua y explorar a tus anchas. Imagínate deslizándose por los fiordos y en el camino descubrir un oso pescando en la orilla. Esto no es un sueño, esto sucede con frecuencia durante toda la temporada.

5- Cada noche aprenderás algo nuevo sobre los lugares en que has estado y los que estás a punto a conocer

Cuando cae la tarde, es tradición que los pasajeros se reúnan en el salón del barco con naturalistas y líderes de la expedición para discutir los acontecimientos del día, compartiendo experiencias y respondiendo preguntas de los presentes.

Los líderes de la expedición harán un resumen de los lugares donde te diriges al día siguiente, lo que verás y las actividades para ese día. Vas a estar informado por adelantado para que puedas sacarle el máximo provecho a la experiencia que te espera al día siguiente.

6– En barco pequeño conoces de cerca a los habitantes de Alaska

En muchas de estas travesías los habitantes de la zona son invitados a abordar el barco y compartir con los pasajeros sus experiencias en este alejado rincón del mundo. Que mejor manera de conocer la cultura y estilo de vida de Alaska que narrado directamente por sus habitantes.     

7– En un barco pequeño casi siempre navegan fotógrafos expertos

Alaska es un atractivo natural para los fotógrafos, debido a la posibilidad que brindan los barcos pequeños de un mayor contacto con la naturaleza.  No te extrañe que en tu travesía por Alaska se encuentre a tu lado un fotógrafo de National Geographic documentando la vida salvaje, ¿quién mejor para darte algunos consejos sobre cómo lograr las mejores tomas que un fotógrafo profesional?     

8- No hay cargos extras, todo está incluido

Muchos de los cruceros más grandes tienen muy buenos precios. Pero una vez que comienza la travesía te tientan con bebidas, bingo, casino, excursiones, etc. En un pequeño barco, prácticamente todo está incluido en el precio del boleto, incluso los tours en tierra.  

¡Alaska será el lugar perfecto para unas vacaciones con amigos, tu familia o esa persona especial! Los paisajes son de ensueño, el clima ofrece una experiencia extrema y las personas que conocerás son únicas.

Ten presente que este es uno de los pocos lugares en los que podrás observar la Aurora Boreal en directo y que las fotografías que obtendrás aquí no las podrás repetir en ningún otro sitio. Atrévete a vivir una experiencia única en un escenario que parece salido de una película o de un libro de viajes.

Viaja, descubre y experimenta todo lo que Alaska tiene para ofrecerte. No te prives de vivir la experiencia de recorrer helados parajes llenos de flora, fauna y lugares exóticos con un clima de montaña envidiable.

Las vivencias que tendrás en este paraíso congelado serán difíciles de repetir en cualquier otro lado. Además, las ventajas que te brindan los barcos pequeños son absolutas e incomparables, por lo que no tendrás nada de que arrepentirte.

En definitiva, este es un viaje que debes experimentar en estas condiciones, para saber lo que es recorrer el mundo de una forma más orgánica y natural. Atrévete a vivir una aventura de montaña, nieve y experiencias únicas en hermosos paisajes.

Como puedes ver, los cruceros pequeños ofrecen las mejores experiencias en Alaska a un mejor precio, así que averigua bien con las distintas líneas de cruceros y haz tus comparaciones, y recuerda, ¡en un crucero a Alaska los barcos pequeños llegan a los mejores sitios! 

Loading...

  2 comments for “Crucero a Alaska: Un barco Pequeño Es La Mejor Manera de Explorar Alaska

  1. Marcos
    17 febrero, 2015 at 12:33 pm

    Me parece muy bueno lo que escribiste en relación a los cruceros por Alaska,
    que companias recomendarías

  2. Jorge CP
    9 diciembre, 2015 at 1:13 pm

    Pregunta: que linea de crucero pequeño es recomendable y la temporada?

    gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *